6.ago.2016 / 11:59 am / Haga un comentario

Cuando la Violencia Toca mi Puerta

No y mil veces no, no debemos aceptar que se nos imponga la cultura de la violencia y los mas grave permanecer como sujetos pasivos, esta cultura promovida por lideres negativos provenientes de sectores de la burguesía que solo buscan restablecer sus privilegios para esta minoría y sus socios extranjeros, estos “Ángeles” de la violencia provienen de la misma secta del este de caracas “Tradición, Familia y Propiedad” donde pertenecen Enrique Capriles y Leopoldo López, quienes fueron adoctrinados en esta organización neo-fascista y sus actividades financiadas con dinero de la corrupción de la vieja PDVSA, con aportes la USAID y la NED organizaciones gringa que facilitan dinero para promover líderes contrarrevolucionarios en nuestros países. Estos señores tuvieron una participación estelar en los sucesos sangrientos en 2002 son protagonistas en 2013 con la convocatoria a drenar la arrechera después de la segunda derrota electoral y en 2014 López llama a la salida con un saldo doloroso de destrucción y muerte, imponiendo un clima de guerra en las principales urbanizaciones de clase media de casi todas las ciudades, con el pretexto de que lo que ellos denigran como chusma invadiría sus hogares; y sus seguidores colaboraron en su propio secuestro, una especie de síndrome de Estocolmo, o servidumbre voluntaria, siendo los propios vecinos que aceptaron y se hicieron parte pasiva de grupos paramilitares entrenados por socios colombianos del Uribismo para convertir los urbanismos en ghettos de violencia o campos de batalla.
Este juego peligroso lo han transitado otros países, como los Balcanes y muy cerca en Centroamérica, porque por esta vía se han desatado los Monstruos de la ira, maldad y crueldad lo peor del ser humano como combustible de guerras civiles, la humanidad ha sido testigo de los horrores cometidos por estos lideres negativos y al final de la historia se descubre que tal sacrificio no valió la pena de sacrificar vidas inocentes de muchos por un intereses económicos de pocos, todas las guerras han tenido razones económicas poderosas de las elites de la burguesía, y como siempre estos lideres y sus familias estas protegidos lejos de los acontecimientos, son valientes para llamar a otros a esta carnicería pero cobardes para asumir responsabilidades, es lamentable que en Venezuela esta cultura de la muerte y esta aventura tenga la bendición de la jerarquía eclesiástica, hemos observado como este año estos señores han pretendido buscar la chispa que pueda incendiar la pradera, el revocatorio ha servido para convocar acciones violentas contra sedes del poder electoral, con saldo desastroso como la quema de la sede en el estado Zulia igualmente la situación económica, el desabastecimiento que es consecuencia de la guerra económica de la burguesía ha sido la excusa para planificar un nuevo “Caracazo” con asalto y robo por grupos armados de camiones, cavas y pequeños supermercados y centros de distribución de alimentos tanto públicos como privados alcanzando el mayor nivel de violencia la ciudad de Cumana, en todos estos ensayos macabros, y nuestro pueblo ha dado la espalda porque no ha apoyado esta cultura de destrucción y muerte, otro escenario de esta desquiciada política es convertirse en una fuerza colaboracionista con los intereses de una potencia extranjera, los EEUU para facilitar una intervención militar y traer a nuestro suelo toneladas de bombas explosivas que caerían sobre nuestros techos y la cabeza de nuestra gente, este seria el resultado de la llamada “carta democrática” como siempre el fin justifica los medios. El otro escenario que puede desatar la violencia es la borrachera que sufre la mayoría de la AN en convertirse en un centro para promover el odio, la desobediencia a la constitución y las leyes, así como el desconocimiento y el enfrentamiento a los poderes e instituciones de la democracia, esto abre un peligroso camino para desatar pasiones y frustraciones que buscan deliberadamente el enfrentamiento entre hermanos, que si bien sabemos como puede comenzar, nadie garantiza como y cuando termina, con un costo en vidas y la tragedia de la ruina que esto trae empeoraría la situación económica del país. Mientras que la revolución apuesta por la paz que tiene un valor estratégico, por el camino pacífico, democrático de lo que no nos apartaran jamás, y es responsabilidad del estado usar la violencia legitima para preservar este bien inmaterial así como la vida y los bienes de las personas, el diálogo propuesto por el presidente Nicolás Maduro es el antídoto contra la violencia y la estrategia de estos falsos profetas, que cabalgan con demagogia, su odio y mala fé dispuestos a llenar de sangre nuestra patria. Nuestra victoria será la PAZ.

Dip Saul Ortega  @saulortegapsuv

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.